sábado, 9 de junio de 2018

última línea

Las cosas tienen que acabar en algún momento pero hasta en eso se pueden tomar muchas decisiones. Esperarse hasta el final, irse antes de que suceda, intentar evitar que acabe. En fin, el asunto es tomar una decisión y, como me cuesta tomar una decisión cuando se trata de terminar algo que no tiene una fecha de caducidad definida.



Esperarse hasta el final me hace pensar en fracasados. Es así como aferrarse a algo solo porque es lo único tangible en el momento, aunque esto haga daño, no guste o cualquier otra cosa que pueda calzar dentro de lo negativo.

Irse antes de que suceda. Me parece la más lógica si se hace de manera estratégica, ordenada y sacando el mayor beneficio posible a uno mismo, porque bueno, al final se trata de velar por los propios.

Intentr evitar que avabe. Esta es bastante noble, pero se deberían de definir desde antes roles de pertenencia que ameriten asumir este rol para asumir esta faena que por supuesto nunca va a ser sencilla.

viernes, 7 de julio de 2017

30 benditos o benditos 30

No se si soy exitoso o me estoy engañando creyendo que lo soy. De lo que si estoy seguro es de sentir una inmensa gratitud por encontrarme donde estoy gracias a mi carrera musical, sin embargo, lo que me hace dudar es ver al futuro, en ese punto es donde viene a mi cabeza la idea inicial de este párrafo.

 
Esta idea que me atormenta, supongo se debe al ver personas de mi edad, a las que tengo cerca o conozco. Lo primero que uno suele hacer es comparar: tiempo, bienes materiales, dinero, etc por dedicarme a un oficio poco usual. Cuando hago ese ejercicio pues empiezo a creerme eso de exitoso, porque tengo ese factor por el que muchos se sienten sometidos: "tiempo" y las demás cosas que comparo pues están a nivel. Este factor "tiempo" para mi es abundante y lo puedo administrar a mi gusto a excepción de ciertos momentos en los que si tengo que cumplir con toda una serie de labores que de igual forma no exigen más de 1h1/2 neta por cada una de ellas, que al final no es casi nada.

Un proyecto musical al que nadie cree posible que pueda dar para sostener a más de 15 personas como lo es actualmente, es al parecer algo extraño y trae consigo muchas situaciones sin ejemplos para poder saber qué pasará. En la buena teoría por haber trabajado por esto es que me encuentro donde estoy, pero como todo negocio, tiene un fin. Y cuando pase esto, ¿hacia dónde dirigirse? O peor o mejor aun, ¿vale la pena continuar en algo como esto? ¿estoy dentro de algo que cuando se agote me dejará sin posibilidad de entrar a un mercado laboral o más bien tengo demasiados recursos para trabajar en muchísimas cosas?

Esta libertad y tiempo me hace diferente a los demás que por la naturaleza de las empresas en las que las personas saltan y saltan, cambian de marcas, proyectos y demás. Los hace mostrarse profesionalmente como individuos con un crecimiento profesional normal, con sus años de experiencia que son requisitos para seguir moviendose dentro de ese mismo mercado laboral.

El asunto acá está en esperar ese momento de roptura, ese final, para ver hacia donde salto o unirme a ese mercado normal al que se encuentran todos los demás de una vez por todas. Sacrificando ese factor extra al que definitivamente no creo vuelva a tener "libertad y tiempo".

 
Licencia Creative Commons
Este obra de Jorge Chinchilla Dannenberger está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.